Trayectoria

Al cuidado de la salud

Laboratorio Elea comenzó su actividad el 30 de Diciembre de 1939 y desde nuestros comienzos, el campo de la investigación y desarrollo tuvo un rol protagónico. A través de los años, muchos hitos fueron alimentando la historia de nuestra compañía y acrecentando su imagen de empresa de primer nivel en la industria farmacéutica, basada en el desarrollo de productos de alta complejidad.

Ejemplo de ello fueron los trabajos sobre la hormona estimulante de la corteza arenal (Acthelea), que con el fin de obtener las hipófisis (materia prima) necesarias para su procesamiento, se instaló la primera planta para ello en el barrio de Mataderos, de la Ciudad de Buenos Aires, así como un Bioterio que fue orgullo de la industria farmacéutica argentina proveyendo a los más importantes centros de investigación del país.

De la mano de la creación del Departamento de Desarrollo, se comenzaron a sintetizar neurohormonas como el factor liberador de Tirotrofina (el cual se comercializó con el nombre de Trhelea 200) y el factor liberador de Luteotrofina (denominado Luteoliberina), un trabajo por el que fueron galardonados con el Premio Nobel de Medicina los doctores Roger Guillemin y Andrew Schally - ambos de EE. UU.- en 1977.

Otro hecho histórico del Laboratorio Elea fue la presentación del primer Fibrato usado en Argentina contra las dislipemias: Elpi 500, el primer antiherpético comercializado como Lisovyr, y el primer úteroinhibidor específico, el Ritopar. Además, la compañía siempre logró estar a la vanguardia en el campo de las parasitosis.

Fue en 1990 cuando se decidió dar un salto de innovación y en el compromiso con la salud y se incorporaron modernos métodos de producción y nuevas estrategias de comercialización, así como el desarrollo de más productos. En este período, se introdujo en el mercado farmacéutico argentino, resonantes novedades terapéuticas como el Enper, un antiviral usado en el tratamiento de pacientes con SIDA, así como el IOR T3, un anticuerpo monoclonal para la prevención y tratamiento del rechazo agudo en transplantes de órganos.

El área de Biotecnología, de esta forma, ha ido con el transcurso de los años posicionándose como una de las más importantes y promisorias del Laboratorio, constituyéndose recientemente en una división de central importancia en materia de I+D. En la actualidad, estamos iniciando en la Argentina un ensayo clínico Fase I, de desarrollo de vacunas oncológicas a partir de gangliósidos.

Muchos años han pasado, pero Laboratorio Elea continúa con la misma pasión, compromiso y lucidez en la investigación, elaboración de productos y cuidado de la salud de las personas.